Web Toolbar by Wibiya

Menu

martes, 15 de abril de 2014

¿Qué es ser una persona Proactiva?

 ¡Soy proactivo! ...
pero ¿qué significa eso, en el mundo laboral?

Una palabra que la puso de moda, entre otros, el libro "Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva" de Stephen Covey. 

Pero,¿qué es la Proactividad?
¿qué significa en el ámbito laboral?
¿está el mercado de profesionales tan pleno de personas proactivas?

Según el autor del libro, proactividad es "no ser esclavos de las acciones que sobre nosotros se efectúan, sino que libres ejecutores de nuestra conducta..." Una persona proactiva evita reaccionar con sentimientos negativos frente a algo inesperado o desagradable; en vez ello actúa positivamente a partir de sus valores, buscando soluciones y creando nuevos proyectos. Decide cómo quiere que le afecten las cosas y qué hacer frente a ellas, tomando una actitud que lo anticipa y lo lleva a la acción, no dejando que los eventos "pasen" sino que "haciendo que estos ocurran".

Qué es ser una persona proactiva?
Un profesional que destaca como virtud la proactividad, en el ámbito laboral, es optimista, creativo, impulsor de metas y desafíos personales, seguro y oportuno en sus decisiones, asertivo en sus planteamientos, capaz de vencer los miedos para generar cambios, de anticiparse a los problemas para prever soluciones. Actúa según sus sueños, es receptivo a las diferencias e imprevistos y busca nuevas alternativas en vez de lamentarse. Concentra su energía en aquellas cosas sobre las que puede hacer algo. En el caso opuesto se encontrarían los trabajadores reactivos, que sólo están bien cuando el entorno está bien; dependen de las circunstancias en vez de generarlas y manejarlas.
 
  
 Muchas veces se nos ha descrito como una sociedad pesimista, que en el trabajo impera la ley del mínimo esfuerzo y que preferimos delegar las decisiones importantes que implican riesgo, para no hacernos responsables de un posible fracaso. La frase "háblelo con mi jefe", frente a una pregunta que no está dentro de la pauta, es bastante habitual. Por lo que no resultaría tan fácil dar un giro y cambiar hacia una actitud más proactiva.  



Sin duda que esta cualidad trae múltiples beneficios a quien la tiene, haciéndole llevar una vida más satisfactoria, con más emoción y menos angustia. Por esta razón resultaría lógico pensar que todas las organizaciones desean contar con profesionales proactivos en su equipo. Pero las cosas no son tan simples. La proactividad exige un poco de osadía, ir más allá de lo convencional, por lo que debe venir en primer lugar desde los superiores. Son ellos quienes deben incentivar a su equipo (ojalá con el ejemplo) a adoptar esta actitud, venciendo las aprehensiones que pudiera provocarles el dar más autonomía y responsabilidad a los empleados, para permitirles tomar algunos riesgos al desplegar su iniciativa en la solución de problemas.    Proactividad 
Existen algunas condiciones que se pueden generar para promover la proactividad dentro del equipo de trabajo, entre ellas:
* Involucrar a los profesionales en las metas de la empresa
* Incentivarlos a imponerse desafíos
* Ser receptivos a las diferencias, viéndolas como una oportunidad para encontrar múltiples soluciones y puntos de vista
* Abrir espacios a la creatividad y a la comunicación acertiva
* Incentivar la toma de decisiones, alejando el miedo a cometer errores
* Enfrentando los problemas con optimismo, sin fatalismos
Este cambio de actitud de los profesionales frente a la vida y a los problemas, entrega una ventaja estratégica a la empresa al momento de enfrentarse al competitivo mercado laboral, haciéndola más flexible frente a las crisis, más dinámica frente a las exigencias de cambios, más innovadora para responder a las nuevas necesidades del mercado y más grata en su clima laboral.
En consecuencia y respecto a nuestras preguntas iniciales, la respuesta es que posiblemente no todas las personas son tan proactivas como piensan o dicen serlo; deben demostrarlo en hechos concretos en que actuaron de acuerdo a las condiciones de la proactividad y con buenos resultados. Por otra parte, el mercado laboral puede destacar como un requisito la proactividad, pero no siempre es una condición realmente deseada, ya que se necesita que la cultura de la empresa permita el desarrollo de las conductas concretas que la definen, e incentive a quien tiene la disposición a la proactividad, ejercerla en su desempeño habitual.   Qué es ser una persona proactiva? De tal forma, la Proactividad es una serie de conductas que deben concurrir en forma convergente en el desempeño cotidiano y real, no es un rasgo o característica abstracta, que alguien puede ofrecer o la empresa requerir, sin considerar sus implicancias en la realidad concreta del trabajo.  Conceptos Básicos:  ¿Cómo ser un líder proactivo? Personalidad  Empatía: Para ser un líder proactivo hay que saber escuchar, y optimizar las aptitudes de cada uno. Se trata de hacerse entender, no de hacerse temer.
Motivación: La motivación también es esencial para incentivar a los miembros de la empresa, y conseguir así que se cumplan los objetivos.
Compartir: Un líder proactivo no debe aportar todas las soluciones. Es mucho mejor comentarlas con las personas que las hayan encontrado, antes de poder tomar la decisión.
Comunicación: Se debe estar al corriente de los percances que puedan tener los colaboradores en su vida personal, y demostrarles que está a su lado.
Educación: Hay que saber decir "por favor" y "gracias", y no olvidarse de un “piropo” cuando alguien lo merece.
Una organización unida: Es importante prestar la máxima atención y consideración a cada colaborador, sea cual sea su grado y cargo en la empresa.
Firmeza: Un buen líder es exigente, pero no alza la voz.
Predicar con el ejemplo: Hay que invertir en formación impartida en las horas de trabajo, y obligarse antes de obligarles.
Así se consigue una plantilla cuyo valor es un activo para la empresa y cuyo coste no es un gasto sino una inversión.
Visión de futuro: Un buen directivo es aquel que no solamente dirige su equipo y trabaja muy bien el día a día, sino aquel que siempre tiene puesta la visión a medio y largo plazo, para saber enfocar las acciones futuras de manera que vayan siempre encaminadas a aquel objetivo previsto a largo plazo. De esta forma será una persona muy útil para la empresa, evitando despistes de gestión y consiguiendo ahorros importantes, pero al mismo tiempo intangibles.
La importancia del equipo: El buen directivo proactivo es capaz de mover a otros compañeros directivos para trabajar a nivel de equipo, y así evitar el exceso de concentración de gestión en la figura del director general; esta buena gestión de equipo, enfocada hacia el objetivo común, hace que no sólo su departamento sea proactivo, sino que pueda llegar a serlo toda la organización.
Algunos riesgos a tener en cuenta: La proactividad también conlleva riesgos; puede ser limitada, coaccionada o frenada por la dirección general que, en algunos casos, puede no compartir los objetivos. En ocasiones simplemente la falta de protagonismo de algún director general puede frenar también esta actitud proactiva.
Proactividad y pragmatismo: Personalmente, me satisface muchísimo contar con personas proactivas en mi equipo; me hacen disfrutar del trabajo; no obstante hay que tener en cuenta que, en este mismo equipo, debe haber también personas lo suficientemente pragmáticas para poder dar valor positivo a esta proactividad.      Fuente: http://www.taringa.net/posts/offtopic/870526/     
J. Aquino
Abril 2014, 
Santo Domingo, República Dominicana

 

martes, 11 de marzo de 2014

Seis maneras de NO sacudir las manos mientras se saluda



El tema de dar las manos importa. Son una parte importante de nuestro negocio (y en nuestra vida personal). Hacer las cosas mal puede crear momentos incómodos y distraernos de causar una buena primera impresión. 

Estoy seguro que todos ustedes han estado ahí, cuando conocemos a alguien nuevo, como parte de la introducción inicial nos damos las manos - pero en vez de sujetar las manos de una manera sólida, firme y segura, probablemente nos llevamos un pez cojeando, una pinza de langosta, o un resbalón sudoroso. Si das un mal apretón de manos es la manera más segura de no causar una buena primera impresión.

Mis errores de apretón de manos favoritos son los siguientes:


El deslizamiento sudoroso - algunas personas tienen una tendencia natural a tener las manos sudorosas y a muchos de estos les pasa cuando están nerviosos, simplemente eso es normal para ellos. Puede suceder cuando dan la mano en situaciones de estrés, como por ejemplo las entrevistas de trabajo. Sin embargo, creo que no hay ninguna excusa para un apretón de manos mojadas. A veces tengo las manos sudorosas pero simplemente las seco con un pañuelo o  una parte de mi ropa antes de estrechar la mano de alguien.

El pescado cojeando - no agarrar la mano de la otra persona de una manera firme lo suficiente y luego sacudir su muñeca es un gran error, porque los mensajes que recibo de la otra persona son: - “Soy un inseguro” o “Soy una persona fácil de convencer”.
  
El pellizco - cuando alguien aprieta los dedos con los dedos. Esto es algo que tal vez la reina lo haga, pero no tiene lugar en la vida real. De nuevo, hacer un apretón de manos a medias me envía señales como: "No estoy preocupado de apretar las manos correctamente" o "No creo que se merece un apretón de manos adecuado”.

La mano titular - donde la persona que sacude su mano sigue aferrándose y piensa que él está echando un pulso con usted en lugar de dar la mano. Después de más de 3 sacudidas mi instinto natural me dice que tire mi mano hacia atrás y piense “déjanos ir, ¿por qué seguimos tomados de la mano?” Mi mente está de repente preocupada en el individuo por obligarme a no soltarme de la mano, lo que significa que ya no estoy concentrado en la introducción o cualquier otra cosa que la otra persona esté diciendo. 

El esquivador - alguien que no hace contacto visual cuando da la mano o alguien que tira de la mano con demasiada rapidez. Esto señala una vez más y me da a demostrar que son demasiado inseguros, muy tímidos, que en realidad no quieren conocerme o darme la mano.

La pinza de langosta - cuando se agita la mano de alguien y se siente como que están aplastando todos los huesos en su mano. Un apretón de manos que es demasiado firme hará que cualquier persona se sienta incómoda. Te hace pensar “esa persona estará tratando de hacerme daño a propósito?" Y desencadena un instinto natural "Tengo que salir corriendo".


Para mí, todos los tipos de apretón de manos que les he mencionado demuestran que la otra persona carece de habilidades sociales básicas y de inteligencia emocional. Podría ser que la mayoría de las personas no están realmente conscientes de la forma en que dan la mano a los demás.

La buena noticia es, que eso se puede cambiar a partir de hoy.

Yo creo, que un apretón de manos debería hacerse con:
 
• Una actitud de confianza
• cuando se ponga de pie hágalo con una buena postura, 
• cuando sonríes, 
• cuando sus manos se entrelacen de las otras manos (entre el pulgar y el dedo índice del meñique),  
• donde hay un agarre firme (no demasiado blando, ni demasiado fuerte), 
• cuando usted hace contacto visual en todo, 
• cuando se agita 2 o 3 veces desde el codo, 
• y luego déjala ir, 
• listo!  

Incluso si lo intentamos, a veces nos equivocamos. Por alguna razón que podría terminar con un apretón incómodo (tal vez incluso de manera no intencional). O alguien te da la mano de forma inesperada cuando se tiene las manos sudorosas. En esa situación, lo mejor es simplemente decir “lo siento, no creo que era un apretón de manos adecuado - vamos a intentarlo de nuevo” o “lo siento, mis manos están sudadas, permítame limpiarme rápidamente antes de estrechar la mano”. 

Siempre recuerde, usted nunca tendrá una segunda oportunidad para causar una primera impresión!

Por último, pero no menos importante, hay diferencias culturales y costumbres a considerar. Lo que he dicho aquí es apropiada para la mayor parte del mundo occidental. Sin embargo, en Asia y en el Medio Oriente, las cosas pueden ser diferentes. 

Lo que he aprendido es que la gente en China prefieren un apretón de manos más débil, que no siempre es apropiado que un hombre le de la mano a una mujer en la mayoría de los países islámicos, y que la gente en Tailandia no les gusta dar la mano a todos. 

Finalmente les dejo un video con el tema en discusión.







J. Aquino
Marzo 2014, 
Santo Domingo, República Dominicana